La economía de IOTA: una revolución en Bitcoin

La economía de IOTA: una revolución en Bitcoin

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

IOT, o el Internet de las cosas, a menudo se limita a un grupo específico de empresas y tecnologías. Se necesita una visión de lo que es posible la Economía de IOTA, y que explore cómo su negocio u organización podría beneficiarse pensando en productos o servicios que apoyen a un nuevo usuario: el dispositivo.

Tendemos a creer que la revolución de la IOT nos permitirá recopilar mejores datos sobre los productos y servicios que poseemos. Si bien es cierto, este es un punto de vista algo limitado.

En realidad, los dispositivos podrán interactuar entre sí como agentes económicos propios, operando con su propio protocolo de comunicación y moneda. En esta nueva economía, las máquinas se comprometerán con nosotros así como con los demás.

Esto creará una explosión cámbrica de productos y servicios para permitir la cooperación entre dispositivos (m2m), personas (p2p) y dispositivos y personas (m2p).

Este es el lente a través del cual ayuda a entender la visión de la IOTA y la economía de IOTA.

IOTA

IOTA es un libro mayor distribuido de código abierto diseñado para soportar la comunicación entre dispositivos en el Internet de los objetos. La IOTA tiene tres características que la posicionan bien para el Internet de las cosas: Es escalable, rápido y cómodo.

¿Por qué es importante construir algo como IOTA?

Sería difícil para una red global de dispositivos IOT comunicarse y realizar transacciones utilizando una Blockchain como Ethereum porque a) Los diseños actuales de Blockchain no son lo suficientemente flexibles como para escalar a medida que la red crece y b) Es poco práctico y costoso para las máquinas pagar a la red (a través de mineros o estafadores) por pequeñas transacciones. La economía de IOTA resuelve este problema al ofrecer una capa de transacción sin sensación de datos y valor. El único’costo’ asociado con el libro mayor distribuido de IOTA es que una transacción debe verificar otras dos transacciones en la red.

Se trata de una cuestión importante que hay que resolver, ya que esperamos que en la próxima década se pongan en línea 75.000 millones de dispositivos inteligentes. Eso es más de 10 veces el número de dispositivos que los humanos en el planeta. Los dispositivos generarán la mayor parte de los datos producidos en la Tierra y constituirán la mayor parte de la actividad económica en las futuras redes distribuidas. Estos dispositivos necesitarán un entorno seguro, de código abierto y transparente para intercambiar y realizar transacciones entre sí.

Cuando la mayoría de la gente piensa en IOT, piensa en los dispositivos como una función del negocio más que como un consumidor de servicios en la red. Considere que la economía de la IOTA maneja tanto a los humanos como a los dispositivos como “usuarios primarios”.

La economía de IOTA: moneda horizontal

En mi último artículo discutí el concepto de Monedas Horizontales. Creo que cualquier sistema distribuido con una moneda nativa debe tener las características de una moneda horizontal si una economía de productos y servicios puede florecer dentro de ella.

IOTA es un ejemplo perfecto de moneda horizontal debido al alcance, utilidad y organización del proyecto IOTA.

  • ALCANCE: El protocolo IOTA no es un “producto” en el sentido tradicional. IOTA quiere que otros construyan sus propios productos, servicios y protocolos de comunicación sobre la red IOTA. Se trata de una herramienta inclusiva de código abierto en lugar de un producto patentado y patentado.
  • UTILIDAD: La utilidad de la moneda es muy amplia. No pretende ser utilizado como un sistema de recompensas para un producto ofrecido por la Fundación. Es una verdadera moneda digital que ofrece una amplia gama de casos de uso dentro y fuera de la economía de la máquina.
  • ORGANIZACIÓN: La Fundación IOTA no es una organización competitiva con fines de lucro propiedad de los accionistas. Es una organización sin ánimo de lucro dedicada a la proliferación de un nuevo protocolo de comunicación entre humanos y dispositivos. Sus incentivos son colaborativos y no competitivos.

Estas características permiten a los actores con intereses complementarios y diferentes colaborar en un entorno “sin confianza”. Las organizaciones no tienen que preocuparse de que estén utilizando una moneda de la competencia. Los gobiernos no tienen que preocuparse por ceder el poder a otros gobiernos. Los individuos no tienen que preocuparse por un sistema monetario opaco.

El estatus de la economía de IOTA como moneda horizontal permite que el proyecto permee muchas verticales y utilice casos sin sesgos. Permite el crecimiento de una economía digital abierta.

Flexibilidad económica

Una moneda horizontal nativa para la economía de la IOT es importante porque proporciona flexibilidad económica para los dispositivos. En el contexto de la economía de las máquinas; la flexibilidad económica se refiere a la forma en que los dispositivos pueden verse inhibidos por limitaciones no técnicas en una red abierta. Resolver estas limitaciones no técnicas proporciona a los desarrolladores, empresarios y empresas una plétora de productos y servicios creativos para desarrollar para la economía de la IOTA.

Tomemos como ejemplo la prueba de concepto de Volkswagen para compartir viajes:

  • En el futuro, sus dispositivos participarán en actividades económicas autónomas en su nombre, comunicándose en la red IOTA y pagando en moneda IOTA.
  • El Grupo Volkswagon recientemente hizo una demostración de una aplicación para compartir viajes usando IOTA como protocolo de comunicación y método de pago.
  • En la demostración, los pasajeros son recogidos, los coches se mueven independientemente y el valor se intercambia libremente entre los coches (dispositivos), las estaciones (dispositivos) y los pasajeros (humanos).
  • Esta es una demostración clásica de una trayectoria óptima en el desarrollo de productos. En un escenario óptimo, el servicio funcionará como se esperaba y los pasajeros serán dejados en su destino.

¿Pero qué pasa si algo sale mal?

Digamos que nuestro coche autónomo está en camino para recoger a un nuevo cliente. En el camino, nuestro coche se da cuenta de que tiene poca electricidad y debe recargarse. Pero espera; la billetera digital de nuestro auto no tiene IOTA y el propietario no está disponible para enviar más fondos para pagar por un recambio.

¿Qué pasaría en este escenario? ¿Nuestro coche se detendría en medio de la carretera? ¿Abandonaría a nuestros posibles pasajeros y abortaría la operación? Como pueden ver, no se trata de limitaciones técnicas, sino de limitaciones económicas.

Usando la economía de IOTA; nuestro auto autónomo podría obtener un micropréstamo para el día basado en su historial de crédito; su capacidad para pagar el préstamo y una amplia gama de otros criterios. De esta manera, nuestro coche autónomo tiene más flexibilidad para realizar acciones dentro de su propia economía; similar a la flexibilidad que una tarjeta de crédito proporciona a un humano.

La pregunta es: ¿Quién proporcionará el microcrédito? ¿O un seguro para dispositivos? ¿O los miles de servicios que un dispositivo puede necesitar para operar libremente en la economía de la IOTA?

BOSCH

Bosch, una de las mayores empresas de ingeniería y electrónica del mundo; fue noticia el año pasado al apoyar a la economía de IOTA como protocolo de comunicación para la próxima revolución de IOT. Un detalle que a menudo se pasa por alto; en su asociación es la inversión de Robert Bosch Venture Capital en el propio token de IOTA. Aunque pueda parecer un movimiento inusual para un socio grande comprar la criptomoneda del protocolo de Blockchain que soporta; el movimiento es uno de los primeros signos de una organización que acumula una moneda digital con fines no especulativos.

La Economía de IOTA es una visión fantástica de nuestro futuro. Es un mundo en el que los seres humanos y los dispositivos se comunican e intercambian valores entre sí; independientemente de la geografía. Para que se realice plenamente, requiere la participación de muchos actores diferentes, algunos humanos y otros no tan humanos.

Las reglas de esta economía serán diferentes a todo lo que hemos visto en nuestra vida. Será abierto, transparente y semiautónomo; creando oportunidades increíbles para aquellos que deseen aplicar el pensamiento innovador y creativo a un paisaje extranjero.

Usted puede haber notado que la economía de IOTA se discute en este artículo a un alto nivel. Hay algunos proyectos increíbles que se están llevando a cabo en algunas verticales bien definidas como; Transporte, Cadena de Suministro, eSalud y Energía Inteligente. En futuros artículos, entraré en detalles sobre casos específicos de uso dentro de estos dominios. Mientras tanto, sus servicios podrían proporcionar valor a la economía de la IOTA; incluso si usted cree que su organización no encaja dentro de los conceptos tradicionales atribuidos a la IOT. Hay un ecosistema en crecimiento disponible para apoyarte, y una comunidad asombrosa dispuesta a echarte una mano.

 

Fuente/ medium.com