Se debe hacer el holocausto al Coordinador de IOTA para buscar la salvación de Dios

Se debe hacer el holocausto al Coordinador de IOTA para buscar la salvación de Dios

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Fundación IOTA tendrá que pasar a ser más creativa para poder sortear los problemas de reputación. Una de las acciones inaplazables debe ser el holocausto al Coordinador de IOTA. Al menos esa es la opinión del portal alemán BTC-ECO.

Aunque IOTA nació irradiando la más potente de las luces, en la actualidad sufre una crisis de reputación. El periodista Von Phillip Horch, parte del staff de la citada publicación alemana ha reunido suficiente material periodístico con relación a IOTA, al punto que cree tener insumos para recrear una crónica de la decadencia.

De acuerdo a la visión de los especialistas e “coordicidio” no está fuera de la mesa. Sin embargo, una cosa es cierta: para restaurar la imagen empañada de la IOTA, la Fundación debe hacer ahora todo lo que esté en su poder.

Holocausto al Coordinador de IOTA

La Fundación IOTA ha sabido navegar en aguas turbulentas. Sus creadores han sido responsables y con respuestas concretas han sorteado el infortunio. Sin embargo la pérdida de dinero no se equipara a la gran rotura en el saco de la confianza.

Existe un holocausto al Coordinador de IOTA en ciernes. En el principio, cuando las tinieblas cubrían la superficie del abismo, IOTA fue una respuesta. La IOTA contrarresta el complejo consenso al test de trabajo de la cadena de bloques de Bitcoin con un DTL. Este marco tecnológico, conocido como «Tangle», se supone que brilla con numerosas ventajas. Sobre todo, la ejecución paralela de las transacciones, que también son gratuitas, es un argumento convincente. La posible aplicación, más conocida como caso de uso, suena al menos tan prometedora: el Internet de las cosas.

IOTA-Coordicidio-u-holocausto-de-IOTA-02

Hágase el dinero y éste se hizo

Con el entusiasmo desde el punto de vista disruptivo de la idea, IOTA logró efervescencia. El proyecto había logrado atraer a numerosos inversores. A partir de junio de 2017, a un ritmo de 0,60 dólares de los EE.UU., el proyecto alcanzó su máximo histórico el 19 de diciembre de 2017 en medio del criptoboom, con una valoración de 5,69 dólares de los EE.UU. y un aumento de más del 800 por ciento en sólo unos meses. Todo esto impulsado por asociaciones – gigantes de la industria como Bosch, VW y Fujitsu fueron convencidos por el proyecto.

Las tiniebla recurrentes

Al principio, cuando la palabra como verbo prevaleció todo era bueno. La Fundación IOTA convenció a muchos. Las máquinas inteligentes se comunicarán entre sí (IoT) y serán capaces de hacerse micropagos.

Para el 6 de febrero, el tipo de cambio de la IOTA iba a bajar a 1,24 dólares americanos. Hasta ahora la criptografía normal, todo el mercado se vio afectado por las ventas masivas. Una gran parte de todas las monedas criptográficas tuvieron que sangrar en 2018.

Puedes leer: Qubic de la tecnología IOTA lanzará la prueba de concepto la otra semana

Sin embargo, en el mismo año ocurrió un incidente que ya estaba dañando la imagen de la Fundación, aunque no era responsable del incidente en sí.

Un atacante logró robar MIOTA por valor de 10 millones de euros. Había forjado un generador de semillas en línea que permitía a los usuarios crear un acceso supuestamente seguro a sus propiedades de la IOTA. Sin embargo, él pescó estas llaves digitales para robar el botín de un millón de euros. El caso se aclaró posteriormente. Sin embargo, es probable que el primer daño a la imagen de la empresa haya sido causado.

La buena nueva

En 2019 hubo noticias positivas del lado de los desarrolladores. La Fundación IOTA había anunciado que querían desconectar al coordinador paso a paso. Este proceso, conocido como «Coordicidio», tenía por objeto eliminar un elemento central de Tangle. El proyecto se enfrentó repetidamente a las críticas de los círculos criptográficos. Esto se debió a que el coordinador es una instancia central que se encarga de confirmar las transacciones en Tangle. En una comunidad que concede gran importancia a la descentralización, esto no es necesariamente bienvenido. Esa fue el lecho del  Holocausto al Coordinador de IOTA.

Otra buena noticia de 2019 fue el anuncio de la Wallet de IOTA llamada Trinity. El dispositivo propio permitía mantener en resguardo las MIOTAS y realizar aoperaciones. El holocausto al Coordinador de IOTA se retrasó.  Una falsa seguridad allanó a la Fundación.

Entonces llegaron ellos…

Piratas atacan de nuevo

En febrero de 2020, 48 horas antes de Saint Valentine’s day, el proyecto se dirigía a una crisis de significado. Primero hubo un enfrentamiento con los desarrolladores. Los cofundadores de IOTA, Sergey Ivancheglo y David Sønstebø, entraron en un combate público de lucha en el barro. La cuestión era la impresionante cantidad de 25 millones de MIOTA, que se dice que Sønstebø Ivancheglo debe a MIOTA. Este último ya había abandonado el proyecto en 2019, pero al parecer aún quedaba un proyecto de ley pendiente. El antiguo promotor de la IOTA acusa a Sønstebø de haberse apropiado ilegalmente de los MIOTA. A su vez, acusó a Ivancheglo de haber fracasado como promotor. Durante su trabajo no había logrado llevar a cabo el anunciado Coordicidio. El Holocausto al Coordinador de IOTA no se había realizado.

Mientras las disputas ardían, el Coordinador tuvo que ser cerrado porque la Cartera Trinity fue hackeada. El 12 de febrero, personas desconocidas habían logrado acceder a 50 semillas a través de una interfaz en el proveedor de servicios de pago Moonpay. Su presa: fichas IOTA con un valor equivalente a 2,3 millones de dólares.

Todos estos acontecimientos fueron acompañados por ventas sin precedentes en el mercado. Aunque el tipo de cambio de la IOTA a principios de año todavía podía subir de 0,16 dólares (1 de enero) a 0,35 dólares (3 de febrero), a partir de ahí bajó bruscamente. El 13 de marzo de 2020, el tipo de cambio alcanzó su mínimo histórico de 0,079 dólares de los EE.UU., e incluso la reactivación del coordinador el 10 de marzo no pudo cambiar esto.

La comunidad de criptoactivos ha visto este tipo de acontecimientos suceder. Sin embargo IOTA no ha entrado en operaciones bajo su promesa de uso. Ese detalle puede afectar su sobrevivencia.

Hay optimismo

De acuerdo a los expertos queda por ver cómo continuará el proyecto. El coordicidio no está fuera de la mesa. El Holocausto al Coordinador de IOTA sigue pendiente.Sin embargo, una cosa es cierta: para restaurar la imagen empañada de la IOTA, la Fundación debe hacer ahora todo lo que esté en su poder.

En Latinoamérica se ha venido impulsando la tecnología Tangle. Se hace a través de IOTA Latino presidida por el Ing. en Información Saúl Ameliach, quien es especialista en Tangle. El objetivo de la institución es crear proyectos de este tipo basados en la Internet de las Cosas, que beneficien y adapten al ser humano del futuro, y sean dirigidos por empresas y casas de estudios.