Imaginatón: IOTA y el mortal teletrabajo es un reto para la DLT

Imaginatón: IOTA y el mortal teletrabajo es un reto para la DLT

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde Alemania se ha advertido sobre las nefastas consecuencias de trabajar en casa, hecho que pone en dinámica de reto a IOTA y el mortal teletrabajo.

La pandemia del coronavirus COVID-19 acentuó el trasladar las oficinas al hogar. Desde luego el teletrabajo no es ninguna novedad y su práctica más bien ya es extendida. Sin embargo médicos deportivos alemanes creen que laborar desde el dormitorio provocaría un aumento de mortalidad por falta de ejercicio.

«Frankfurter Allgemeine Zeitung», diario alemán con sede en Fráncfort del Meno, alojó la advertencia de Rüdiger Reer y Herbert Löllgen. Los médicos creen que si no se hace algo, habrá daños colaterales por el aumento del consumo de alcohol y de la escasez de movimiento que viene asociado al teletrabajo.

Frente a esta situación muchos en la comunidad IOTA están tratando de armar un “Imaginatón”. Serían sesiones para ver como IOTA y el mortal teletrabajo decanta aplicaciones o sensores IoT para escapar de la parca.

IOTA y el mortal teletrabajo

La Fundación IOTA Latino ha insinuado la idea de un “Imaginatón”. Las reglas serían sencillas. De manera individual o por equipos preparar una presentación con soluciones. Basta tener capacidad de imaginar como la tecnología IOTA, apalancada por la DLT y la Tangle pueden abordar problemas reales.

En líneas generales los participantes solo deben saber cómo funciona IOTA para así elaborar propuestas. Estos constructos pueden responder a la dinámica de IOTA y el mortal teletrabajo, pero no es excluyente. En un “Imaginatón” lo importante es usar la mente como un papel en blanco para dibujar un mundo de soluciones donde se involucre a la industria IoT.

IOTA y el mortal teletrabajo - IOTA Latino

La mirada tiene que estar en máquinas que interactúen en procesos humanos que sean medibles y susceptibles a transacciones. Ejemplos exitosos sobre estos dispositivos para la Internet de las Cosas hay cientos. ¿Recuerdan al sensor inteligente basado en el IOTA-Tangle,  Lidbot que recolecta datos dentro de un sistema de gestión de residuos? La empresa lanzó el primer lote al mercado y se vendió después de sólo unos días.

Imaginatón contra la muerte

Es una verdad médica que el sedentarismo crea condiciones de salud que a la larga pueden desencadenar la muerte. Quienes realizan labores de teletrabajo generalmente pasan entre 8 y 12 horas sentados frente a un computador. Eso crea condiciones insalubre que mezcladas con una mala alimentación, abuso de alcohol y falta de ejercicio físico derivarían en un colapso sistémico del cuerpo humano.

Puedes leer: IOTA detectaría a la COVID-19 antes de la segunda ola infecciosa

El médico Rüdiger Reer, director del departamento de medicina deportiva de la Universidad de Hamburgo ve mal el panorama. Él considera que la falta de movimiento no tiene sólo repercusiones individuales sino altos costos para el sistema sanitario. El médico sostiene que actualmente 53% de la población alemana tiene sobrepeso y que el porcentaje aumentará por la crisis.

Con ello, puede producir un aumento de los casos de diabetes, de las enfermedades cardiovasculares y los problemas ortopédicos. En Alemania el 37 por ciento de las muertes se deben a problemas cardiovasculares.

Según el Centro Alemán de Investigación sobre el Cáncer, 7% de las muertes derivan de la falta de movimiento. En casi todos los casos de enfermedades cardíacas, circulatorias y del metabolismo la falta de movimiento es un factor importante.

«La reducción del movimiento como consecuencia del teletrabajo producirá muertes si no tomamos medidas en contra», avisó Reer.

Ministerios de Trabajo

Un ejercicio para un Imaginatón podría poner a actuar al gobierno, a empleadores y a máquinas al servicio del teletrabajo. Con la creación de una App, la tecnología IOTA y el mortal teletrabajo serían una ecuación solucionable.

En el caso de un profesional generador de contenidos, la App dictaría ciclos de trabajo. El copywriter podría tener su ordenado sincronizado a la aplicación. Esta le daría consejos sobre la mejor hora para comenzar a trabajar. Bajo recomendación médica deportiva sincronizaría sensores con una caminadora que desplegaría rutinas de ejercicios programados en tres o cuatro ciclos.

La App también tendría horarios para las comidas. Contemplaría tiempos de desconexión y crearía patrones cada vez que se presenten extra jornadas.

Un ecosistema simple como el planteado, podría generar datos que aporten créditos a los empleadores que usen la IOTA para derrotar al mortal teletrabajo. Asimismo podría generan tokens para los empleados que se sometan al programa. El gobierno podría dar incentivos en criptos a los binomios que acepten mejorar los hábitos del teletrabajo. Además los usuarios podrían obtener tokens adicionales por vender la data generada para tareas de mercadotecnia.

Lo importante en todo caso para el reto de IOTA y el mortal teletrabajo, es que la IoT avance. Solo hace falta tener imaginación o que la Fundación IOTA Latino, presidida por el Ingeniero Saúl Ameliach,  termine de desplegar una primera edición para un “imaginatón” de IOTA.